<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1441829102512164&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las interacciones son nuestra esencia: Ideas clave para CLASS

27 Jan 2020 by Bridget Hamre, PhD

En la Cumbre InterAct de este año, Bridget Hamre dio un discurso inaugural impactante. Decidimos destacar algunas de las mejores partes en una serie de dos artículos denominada "Las interacciones son nuestra esencia". A continuación, presentamos el segundo artículo de la serie. Puede hallar la primera parte aquí.

En el primer programa de certificación para capacitadores, no quise concentrarme solo en la logística de la capacitación, sino transmitir como corresponde algunas ideas. Esto es lo que compartí en ese primer programa y cómo han ido transformándose esas ideas:

CLASS es una maravilla

Las aulas son un entorno complejo. Suceden muchas cosas a la vez y cuesta saber a qué prestar atención. CLASS aporta algo de orden a un sistema caótico, pero somos conscientes de que no mide todo lo importante. Tuvimos que simplificar la perspectiva para medir y evaluar bien la situación. Hay muchas cosas que no medimos. Por ejemplo, ¿cómo se mide el plan de estudios o la exposición al material? Medimos las interacciones, pero cabe señalar que hay muchas otras cosas que deberíamos medir.

CLASS se ha empleado para más de 170 artículos revisados por pares, en lugares que van desde Chile hasta China. Parte de las investigaciones las efectuamos nosotros, pero también suministramos una herramienta para que otros estudien lo que sucede en las aulas. Estos son algunos de los artículos que me llamaron la atención.

Estrés en las guarderías

Se suele hablar del estrés tóxico. Y las guarderías son estresantes para los niños. El entorno es estresante. En los estudios de observación en los que se miden los patrones de cortisol (la principal hormona del estrés) en los niños, lo normal es que los niveles más elevados se registren al comienzo del día y luego el nivel vaya bajando con el correr de las horas. Pero en entre el 70 % y el 80 % de los niños de guarderías, los niveles de cortisol en realidad suben con el paso de las horas. Esta realidad fisiológica revela que ir a una guardería es estresante para los niños.

Bridget Hatfield, una exinvestigadora de posdoctorado que trabajó conmigo y con Bob y ahora es profesora en Oregon State, hizo un estudio con el que descubrió que en las aulas con mayor nivel de apoyo emocional los niños son menos propensos a sufrir alzas en los niveles de cortisol a lo largo del día. Allí los niños se estresan menos.

Lo que me parece asombroso es que hayamos podido crear una herramienta, un manual, para medir algo tan esencial en la saliva de niños de 4 años. Esto demuestra con claridad que las interacciones son importantes.

Esta es un aula bastante típica. Imaginen si situaciones como esta surgieran repetidamente sin adultos en el lugar que apoyen la regulación de los niños y los ayuden a dejar algo tan importante para ellos a fin de pasar a la siguiente actividad. Por eso hacemos lo que hacemos.

Acceso a entornos de aprendizaje de gran calidad

Tenemos muchos datos que nos ayudan a comprender qué experimentan los niños en el día a día. En este estudio, Daphna Bassok y Eva Galdo usaron datos de observaciones de todo el estado para analizar la relación entre las características de la comunidad y la disponibilidad de guarderías de gran calidad. Analizaron el porcentaje de niños que accedieron a guarderías de gran calidad (según los dominios de CLASS) en áreas de mucha y poca pobreza, y hallaron una distribución claramente desigual.

Los niños pobres tienen muchas menos chances de acceder a interacciones de gran calidad. Además, en las zonas de mucha pobreza, los niños tienen más chances de sufrir malas experiencias de apoyo pedagógico en las que se hace poco para estimularlos cognitivamente. 

Debemos ocuparnos de eso. Hay mucho por hacer y este ejemplo nos marca por qué estamos aquí. Debemos elevar la calidad para todos los niños y sabemos cómo medir las mejoras que generan resultados concretos.

CLASS es una maravilla. Con esta herramienta, podemos medir y comparar la calidad de modo muy útil para este campo.    

Lo que intentamos hacer es complicado. Si fuera sencillo, no sería muy útil.  

La herramienta CLASS (los conceptos, aprender a programar de manera confiable, sostener la confiabilidad, el coaching) es complicada. En 2004, cuando recién empezamos a usar la herramienta en nuestro programa de capacitación de maestros, nos costó. Capacitar a nuestros supervisores de maestros fue difícil, pero 12 años después lo que sigue asombrándome es que gente de cualquier parte del mundo pueda mirar lo mismo en un video. Más de 35,000 personas han recibido certificados de CLASS. 

Se vienen más cambios y no será fácil. Pedir a los maestros que cambien cosas cuesta y es estresante.

Pero un poquito de estrés es una buena motivación. Si no sentimos nada de estrés no cambiaremos nada. Lo importante es recordar que no hay que dejar a la gente exhausta emocionalmente y estresada. Durante un curso en línea para maestros de la primera infancia nos enteramos de que la gente se sentía estresada.  

Este es un comentario de un foro de discusión:

"Lo siento, pero tengo alumnos que literalmente se van a asesinar si no se indican restricciones en cuanto a dónde sentarse o cómo actuar. Algunos no tienen la menor idea de cómo actuar con los demás o cómo tratarse. Me siento una maestra desastrosa y temo que mi clase quede destruida si no controlo esto.  ¡Ustedes no conocen a mis alumnos!"

Les daré algo de contexto. En ese curso, a algunos maestros les dimos acceso al curso en línea y les asignamos tareas. Las tareas incluían que los maestros se filmaran, analizaran el video y luego recibieran comentarios por escrito del instructor.

La otra mitad de los maestros recibió seis sesiones de coaching por semestre. Estos maestros que recibieron coaching sintieron menos estrés que la otra mitad. Las interacciones son importantes en todo nivel. 

No podemos limitarnos a comprarles a los maestros algo que los haga cambiar. Debemos invertir en ellos y ver cómo los vamos a apoyar.

Este es un comentario de otro maestro del curso que recibió coaching. 

"Ahora detecto más errores que aciertos de mi parte. Me doy cuenta de que no debería haber hecho tal cosa o dicho tal otra. Pienso: '¿Qué otra cosa podría haber dicho?'. Esto es muy bueno. Me hace reflexionar sobre cómo les hablo a los niños y cómo hacerlos pensar. Está bueno. Pero me cuesta más detectar lo que hago bien que lo hago mal".

El instructor alentó al maestro a seguir buscando cosas que hace bien. "No se trata tanto de detectar los errores, sino de ser más consciente de los aciertos y así poder repetirlos con más frecuencia".

Esto no significa que solo debemos señalar los aciertos al trabajar con los maestros. De hecho, creo que sería peligroso. Pero, desde lo emocional, reconocer las virtudes para aprovecharlas genera mucha motivación para el cambio.

Hemos estudiado varios programas y cursos de coaching, y su efecto sobre las interacciones. La conclusión principal es que ver a alguien enseñar puede transformar la enseñanza. Pero no podemos olvidar el factor interpersonal. La Videoteca sola no cambia las prácticas. ¿Cómo combinamos la evaluación de las prácticas con un entorno positivo de pares, coaches, etc.? ¿Cómo podemos diseñar sistemas para que los maestros vean lo bueno y lo no tan bueno que hacen en el contexto de una relación de apoyo?   

Definamos nuestro propósito y luego sigamos los datos

Los datos son importantes para nosotros. Son un pilar de nuestra tarea. El mismo nombre de la empresa lo refleja.  Teachstone hace referencia a una piedra angular (touchstone, en inglés) que se usaba para evaluar la pureza del oro y la plata, y también hace referencia a una prueba o a criterios para determinar la calidad o la autenticidad de algo.

Esa es la esencia de Teachstone. Deben confiar en que lo que hacemos vale y que no estamos solo vendiendo productos. Somos socios de ustedes en este proceso. Si los datos nos indican que algo no funciona, entonces tenemos un problema que resolver.

Les he hablado de la semilla de una idea que plantamos al fundar Teachstone. Ahora les hablaré de mi meta para el futuro.

¡Sean audaces! Superen las expectativas actuales. No se trata de cumplir, sino de lograr algo valioso. Cada niño tendrá maestros que generen interacciones interesantes que estimulen cognitivamente todos los días, año tras año.

Aún nos queda mucho por hacer, pero con la fuerza de todos ustedes tenemos la posibilidad de lograrlo.