<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1441829102512164&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cinco maneras de construir mejores relaciones con sus estudiantes

09 Mar 2020 by Colleen Schmit

He visto muchos artículos, pines en Pinterest y publicaciones de Instagram con sugerencias sobre
estrategias de manejo del comportamiento para el primer mes de escuela. Sí, el manejo del
comportamiento es una parte clave para tener un año escolar exitoso. Pero, antes de comenzar a
enfocarnos solo en la implementación de la gestión del comportamiento, necesitamos hablar
sobre lo que lo ayudará a convertirse en un maestro exitoso en el aula: desarrollar relaciones
auténticas y genuinas con sus alumnos. Aquí hay cinco cosas con las que puede comenzar el
primer día para ayudar a construir interacciones positivas.


Hacer visitas a domicilio y/o llamadas telefónicas


Antes de que comience la escuela, o durante el primer mes, le recomiendo que haga un tiempo
para visitar el lugar donde viven sus estudiantes o hacer una llamada telefónica a sus
padres/tutores. Cuando estaba enseñando, dedicaba una semana de verano cada verano antes de
que la escuela comenzara para hacer visitas a domicilio. Me permití 15 minutos por niño y fui a
su casa para conocer a su familia y leer un libro corto. No me pagaron dinero extra para ir a estas
visitas a domicilio. Sin embargo, creía firmemente en el poder que poseían y los hice de todos
modos.


Las visitas al hogar crean una base para construir una relación positiva con la familia y con el
estudiante. Puede aprender mucho sobre la vida hogareña de los estudiantes en una visita corta
de 15 minutos. Si las visitas al hogar no son algo que pueda hacer o se sienta cómodo, le sugiero
que haga una llamada telefónica antes de que comience la escuela. Puede presentarse y comenzar
con buen pie con los padres.


Sea auténtico y genuino


Esto puede parecer obvio, pero creo que los educadores siempre pueden usar un recordatorio
para construir relaciones con sus estudiantes. Ser auténtico y genuino incluye sonreír, hacer
contacto visual y tener conversaciones sociales con los estudiantes. Dé tiempo a sus alumnos
para hablar con usted. La enseñanza puede ser difícil y abrumadora. A menudo, nos preocupa
tanto cumplir con los estándares y prepararnos para las evaluaciones que olvidamos esta parte
muy importante de nuestro trabajo. Debemos aprovechar el tiempo para ser sensibles y
conscientes no solo de las necesidades académicas de nuestros estudiantes, sino también de sus
necesidades emocionales.


Jugar, cantar canciones y formar equipos

Tomarse el tiempo para construir una comunidad en el aula es importante. Si no es cantante,
realice otras actividades para formar su equipo de clase. Puede jugar con sus alumnos. Hace diez años, la
frase de moda para los educadores era "crear aprendices de por vida". ¿Adivine qué promueve
los aprendices de por vida? Niños que aman aprender. Fomentar un ambiente donde sus
estudiantes se sientan seguros para correr riesgos y divertirse promueve el pensamiento creativo.
También ayuda a sus alumnos a encontrar la "alegría" en el aprendizaje.
Permitir a los estudiantes sentirse dueños de la clase
Separe una parte de su clase y permita que sus alumnos decidan cómo se debe usar el espacio. Y
deje mucho espacio en sus paredes para poner el trabajo de los estudiantes. Incluso puede dejar
que sus alumnos elijan un tema para el aula. Cuando los estudiantes sienten que son tomadores
de decisiones valiosos en el aula, se enorgullecen del espacio y son más conscientes de la sala y
de los materiales que utilizan. Crea un entorno que dice: "Esta es nuestra clase" versus "Esta es
mi clase".


Desarrollar expectativas en el aula juntos


Este encaja bien con el número cuatro. Se trata de dar autonomía y propiedad a sus estudiantes.
Obtener sus ideas y puntos de vista sobre las expectativas apropiadas del salón de clases les da a
los estudiantes más aceptación de cómo debe funcionar el salón de clases. Por supuesto, puede
haber algunas expectativas que usted como maestro o como escuela ya tiene y que no son
negociables. Está bien. Pero asegúrese de preguntar a sus alumnos qué consideran que son
expectativas valiosas y razonables en el aula.

Si la gestión del comportamiento es la columna vertebral de su clase, entonces las relaciones son
el corazón. Si bien puede ser tentador concentrar toda su energía en manejo del comportamiento,
formar relaciones genuinas y auténticas con sus estudiantes es igual de importante,
especialmente al comienzo del año escolar. No puede tener uno sin el otro.

 


Colleen Schmit es un evaluador de programas bilingües en el Instituto
Munroe-Meyer a través del Centro Médico de la Universidad de Nebraska. Le encanta brindar
oportunidades de desarrollo profesional que ayuden a los maestros a reflexionar sobre sus
prácticas de enseñanza, recargar sus baterías y reavivar su alegría por la enseñanza. Le gusta

difundir el mensaje de la herramienta CLASS como entrenadora de CLASS afiliada de Pre-K
con Teachstone.
Esta publicación apareció originalmente en Criss Cross Applesauce.