<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1441829102512164&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La Llamada de Ayuda de un Niño: Estrategias Para la Autorregulación

08 Jul 2021 by Monica Pujol-Nassif

Se suponía que yo fuera arquitecta, en cambio, fui maestra de niños pequeños; se sentía como mi llamado.

Cuando comencé mi trabajo de curso, me asignaron la tarea de visitar varias aulas. Me sentí abrumada cuando en algunas aulas, los niños lloraban, los maestros estaban frustrados y nadie parecía disfrutar el día. Pensé que había cometido un error. Afortunadamente, tuve un profesor que me inspiró a continuar. En lugar de sentirme abrumada por los comportamientos que observé tanto en los niños como en los maestros, el profesor me encargó que descubriera la raíz de esos comportamientos.

Y así comenzó mi viaje para apoyar el desarrollo socioemocional.

La primera y más importante habilidad que necesitaba aumentar era la empatía. Necesitaba ponerme en el lugar de cada niño que manifestaba su angustia a través de comportamientos.

En mi primer año como maestra principal, un niño de 22 meses lloró cuando lo dejaron. Lo sostuve contra mi corazón y pude sentir cuánto amaba a su familia, su hogar, sus juguetes, los olores de comidas deliciosas y fragancias deliciosas. Reconocí que ahora estaba en este nuevo entorno donde nada me era familiar, ni siquiera yo. Reconocí su llamado de ayuda, para ayudarlo a aceptar este lugar como suyo agregando elementos que lo traerían a casa.

Cuando una bebé lloraba desconsoladamente, lo cual era raro. Intentamos abrazarla, darle palmaditas en la espalda, revisar su pañal, ofrecerle un biberón y ofrecerle sus juguetes preferidos. Cuando descubrimos que esos no eran la causa de su angustia, notamos que sus zapatitos estaban mal. Los cambiamos, la consolamos, le narramos la causa de su malestar y, una vez más, fue su yo feliz y contento.

Recuerdo vívidamente a un niño en edad preescolar al que le encantaba construir estructuras. Dedicamos tiempo a hacer una lluvia de ideas y planificar su estructura, y luego pasaría casi una hora construyendo estas intrincadas estructuras. Cuando llegaba el momento de limpiar, se enfadaba mucho todos los días. Reconocí su comportamiento como su decepción por tener que derribar la estructura por la que había trabajado tan duro para construir. Había una clase diferente en la sala por la tarde, por lo que no podía mantenerlos construido para volver al día siguiente. Para ayudarlo a manejar su angustia, implementamos algunas ideas proactivas. Lo preparamos para la hora de la limpieza, invitamos a su mamá a entrar en la habitación para ver la estructura y ayudar a limpiar, y tomamos una foto para ayudarlo a preservar la estructura y replicarla al día siguiente..

Mis lecciones de estas experiencias, respaldadas por la investigación, son que los niños a menudo expresan su angustia y necesidades no satisfechas a través de diversos comportamientos. Nuestro papel como maestro es ayudarlos en su viaje de autorregulación.

En 2013-2014, aprendí sobre Trauma Informed Care: la idea de ver el comportamiento de un niño a través de la lente del trauma y comprender la causa detrás de cada comportamiento. Los niños que han sufrido negligencia, cualquier forma de abuso, cualquier forma de alto estrés en sus vidas jóvenes u otros eventos traumáticos llegan a nuestras aulas gritando: ¡AYUDA!


Cuando hacemos una pausa y preguntamos, "¿Qué le pudo haber pasado a este niño?", Es posible que no lleguemos a la respuesta definitiva, pero nos ayudará a comprender que el comportamiento probablemente está comunicando una necesidad. Y a menudo esa necesidad es amor, seguridad y confianza.
Sabemos que para que los niños se relacionen con los demás y aprendan, primero necesitan sentirse seguros y bienvenidos.

Es fundamental que el apoyo socioemocional se convierta en la capa fundamental de atención y educación para todos los niños, especialmente para aquellos que han experimentado adversidades.

Con eso en mente, tengo claro que al final, soy la arquitecta en la que quería convertirme. En lugar de construir casas, soy una arquitecta del cerebro de los niños pequeños.


El campo de la educación es arduo y apoyar el desarrollo socioemocional de los niños es aún más difícil cuando nosotros mismos estamos experimentando adversidades. Es importante recordar ponerse primero la máscara de oxígeno. Encuentre apoyos que lo ayuden a mantenerse conectado, recargarse y mantener su propia salud. Para ayudarlo en su viaje de apoyo a la autorregulación de los niños, descargue nuestra guía de recursos gratuita que brinda estrategias para varias señales de comportamiento. Espero que los encuentre útiles para ayudarlo en su viaje de desarrollo profesional.

Estrategias Para Apoyar las Habilidades Socioemocionales y de Autorregulación
Download Now