<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1441829102512164&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Contar con la herramienta CLASS: ¡multiplicar el impacto!

13 Sep 2019 by Anne Tapaszi

Maestros, ¿cuál es su reacción cuando alguien le habla sobre el uso de CLASS? ¿Se estremecen cuando piensan en una puntuación? ¿Se sienten agobiados al intentar imaginar otra cosa nueva para aprender y para hacer en el aula?

La buena noticia es que con la herramienta CLASS se trata realmente de mejorar las interacciones que probablemente ya se estén dando en el aula. La herramienta CLASS da un nombre a las interacciones y amplía lo que ya conocemos como buenas prácticas para maestros y niños.

Veamos un par de escenarios que podrían ocurrir durante un día normal en el aula promedio y desglosemos las interacciones en dominios de CLASS para ayudarlos a ver con más claridad que lo que hacen es importante y los alentamos a multiplicar el impacto de sus interacciones diarias.  

Apoyo emocional:

La Srta. Mary prepara su aula para que los niños tengan muchas opciones interesantes para la hora central. Los niños pueden elegir dónde quieren trabajar, qué materiales usar y cómo usarlos. Durante el tiempo de trabajo, la Srta. Mary recorre el aula sonriéndoles a los niños y "haciéndoles OK con la mano", ayudándolos verbal o físicamente cuando es necesario, solucionando problemas y reconociendo el trabajo de los niños a medida que recorre el lugar.

Multiplicado: A medida que la Srta. Mary recorre el aula, se detiene para hablar con los niños en forma individual o grupal sobre lo que están haciendo, obteniendo ideas y puntos de vista de los niños. Los niños se sienten cómodos compartiendo sus pensamientos con ella porque muestra un interés genuino en sus esfuerzos. Ella alienta a los niños a hablar entre ellos sobre su trabajo y facilita la cooperación y la ayuda entre compañeros.

Organización del aula:

El Sr. Luis llama a los niños a la hora del cuento y espera un poco mientras todos se acomodan en la alfombra. Le pide al grupo que le recuerden las reglas de la hora del cuento antes de mostrarle el libro "Hora de dormir", que tiene en su regazo. Reorienta a los que todavía están aprendiendo la rutina. Les pide a los niños que participen chasqueando los dedos cada vez que escuchan la palabra "dormir" en la historia.

Multiplicado: El Sr. Luis pide a los niños que sigan un patrón de golpes y palmadas mientras se acomodan en la alfombra para la hora del cuento. Los niños saben dónde deben sentarse y se controlan ellos mismos para asegurarse de que están listos para la historia, siguiendo una rutina bien establecida. Presenta la portada del libro que tiene un oso dormido y lee el título, le pregunta a los niños: “¿Por qué creen que este libro se llama 'Hora de dormir'?". Habla sobre dormir con el grupo y le pasa una tarjeta a cada niño con la palabra "dormir" escrita en ella, recordándoles que cada vez que escuchen esa palabra deben levantar la tarjeta. Comienza a leer la historia.

Apoyo pedagógico:

La Srta. Char se sienta a la mesa con 7 niños mientras todos almuerzan. Ella les habla a los niños sobre los alimentos en el almuerzo de hoy, y les pregunta si comen maíz en casa.

Cuando varios niños responden que sí, ella les pregunta cómo se sirve en sus casas. Ella hace andamiajes con palabras como "mezclado" o "puré" o "en la mazorca" y explica qué significan esas palabras. Ella describe cómo lo comen los niños diciendo: "Veo que Christopher está comiendo su maíz con un utensilio" y "Alicia, estás poniendo el maíz en tu tortilla".

Multiplicado: Mientras comen, la Srta. Char les pide a los niños que piensen cómo se cultiva el maíz y les pregunta si alguien alguna vez ha visto cómo crece el maíz. Durante la charla, ella ayuda a los niños a entender los conceptos de "tallo", "vaina" y "pelar" a través de intercambios bidireccionales y preguntas abiertas. Ella les pregunta a los niños si recuerdan su paseo a la tienda de comestibles donde vieron que se vendía el maíz en la mazorca. Ella los alienta a pensar por qué creen que el maíz crece de esa manera. Luego, los niños preguntan si pueden plantar algunas semillas de maíz y juntos deciden continuar aprendiendo más sobre el maíz y cómo crece.

Lo más probable es que ya se hayan visto en muchas de estas interacciones y que reconozcan las numerosas maneras en que pueden multiplicar lo que hacen para ayudar a los niños a aprovechar al máximo las oportunidades de aprendizaje. Como maestros, podemos optar por enriquecer las actividades diarias para reconocer, comprometer e inspirar a nuestros niños en el proceso de aprendizaje. ¿Qué estrategias de enseñanza eficaces utilizarán para multiplicar, de manera intencional, el impacto que tienen en el aprendizaje de sus alumnos?


Originalmente en ingles: https://info.teachstone.com/blog/counting-on-the-class-tool-multiplying-the-impact

New call-to-action